hábitos para diabéticos

La diabetes no es el fin de los placeres alimenticios, es un despertar por comer conscientemente

Iniciemos entendiendo que si bien las personas que padecen de diabetes deben construir algunos hábitos, estos no tienen por qué ser un dolor de cabeza constante, sino que se trata de hacer pequeños cambios para poder disfrutar de cualquier alimento, entendiendo qué es lo que se está comiendo y sin sentir riesgo. 

Primero aclaremos sin tanto rollo en qué consiste la diabetes. El origen de la diabetes no está en la ingesta excesiva de dulces o azúcar, esta es una enfermedad que afecta el modo en que el organismo utiliza la glucosa —un azúcar que tu cuerpo utiliza como principal fuente de energía o “combustible”. La glucosa no es mala, sácate eso de la cabeza, pues la necesitas para poder respirar, caminar, hablar, etc. Los alimentos se componen de 3 macronutrientes: carbohidratos, proteínas y grasas; los 3 aportan energía, es decir que los tres aportan glucosa al ser ingeridos, unos en menor medida (proteínas y grasas). Los alimentos también contienen vitaminas, minerales y agua, que no aportan energía, pero son esenciales para el organismo.

 

El camino de la glucosa

Primero los alimentos son ingeridos , luego la glucosa procedente de estos entra en el torrente sanguíneo, luego tu páncreas detecta que hay glucosa en la sangre y fabrica una hormona llamada insulina para que vaya a la sangre y baje los niveles de glucosa. Haz de cuenta que la insulina es como una llave que ayuda a la glucosa a entrar en las células del cuerpo y, así, tu cuerpo obtiene la energía que necesita —esto, en un metabolismo ideal.

Ahora, hay dos casos de diabetes: 

  1. Cuando el páncreas no produce insulina, la anhelada llave necesaria para que la glucosa ingrese a las células. 
  2. Cuando tu páncreas fabrica insulina normalmente pero esta es una llave «invisible o defectuosa», en cuyo caso la glucosa no puede entrar en las células y por este motivo, los médicos lo llaman «resistencia a la insulina». Aquí tu páncreas sigue fabricando insulina como loco porque detecta glucosa en sangre y puede desgastarse por su excesivo esfuerzo sin éxito.

 

¿Diabetes = Dieta restrictiva? ¡NO! Todo está en la moderación

Si te diagnostican diabetes, no se te acabará el mundo ni tendrás que dejar a un lado el amor a los chocolates, galletas y postres. Pero, ¿qué hay que hacer? El secreto está en las cantidades y porciones de los alimentos; Debes implementar una dieta balanceada que no incremente el índice glucémico. Es ahí donde decimos que los diabéticos pueden comer de todo un poco, pero mucho de nada, es verdad, pero no hay que entrar en pánico.

Tampoco se trata de adoptar a ciegas un plan de alimentación lleno de restricciones, simplemente porque es más sano o porque este alimento no va a subir el índice glicémico. No, amigos, no hay una dieta mágica, la verdadera magia es el balance de consumir un plato lleno de colores, entender qué es lo que estamos comiendo, comprender cómo funciona nuestro metabolismo y lo que necesita nuestro cuerpo sin castigarlo.

 

Los carbohidratos también están presentes en lo «integral» 

Sin duda, es mejor comer alimentos saludables que comida chatarra, pero las proporciones y cantidades de frutas, legumbres y cereales que deberíamos consumir no son las mismas cuando tenemos diabetes, incluso si es integral.

Se debe tener cuidado, pues muchas recetas sustituyen las harinas refinadas por harina integral o por otros cereales y se les adosa el letrero “apto para diabéticos”, pero nada dicen del contenido de carbohidratos, que en ocasiones es superior, y muy superior en algunos casos, y su consumo (sin medida) conlleva elevaciones en la glucemia, lo que no permiten entender que tengas la glucemia elevada aún cuando todo lo que comiste es «sano» , «saludable»  y «apto para diabéticos»… Volvemos a la misma conclusión, comer debe ser siempre una tarea a conciencia tanto para diabéticos como para no diabéticos, entendiendo nuestro cuerpo y los objetivos que tenemos.

No se trata de comer como un pajarito, ni de rechazar grupos alimenticios. Es momento de desmentir esas ideas de la alimentación y el bienestar: que todo lo que te hace bien sabe horrible, o que todo lo dulce y rico está repleto de azúcar refinada, son solo mitos. ¡Señores, en Superfüds tenemos infinidad de super alimentos y productos que nos demuestran lo contrario! 

 

Prefiere los carbohidratos acompañados de más nutrientes

El azúcar es el tipo de carbohidrato que más rápido se absorbe y el que más eleva el nivel de glucosa en la sangre; sin embargo, todos los carbohidratos afectan los niveles de glucosa en la sangre casi en la misma medida. Por ejemplo: Un brownie y una papa contienen casi la misma cantidad de carbohidratos y causan aproximadamente el mismo efecto sobre el nivel de glucosa en la sangre. Lo que tenemos que comparar, además de los carbs, son los otros micronutrientes que la mayoría olvida, una papa tiene más vitaminas que un brownie, así que es una mejor opción, por eso la importancia de consumir carbohidratos con alto contenido nutricional, así aporte un número considerable en calorías y no alimentos vacíos. Ahora, no estoy satanizando los brownies, son deliciosos, solo tenemos que darle vuelta al empaque y chequear sus ingredientes mayoritarios, por ejemplo, ¡todos los brownies que vendemos en Superfüds son aptos para diabéticos!

Y ¿Por qué tener cuidado con los productos «dietéticos» o «light»? Como el ejemplo anterior, algunos de estos productos pueden contener otros componentes que alteren el nivel de glucosa. Algunas personas creen que por tener estas declaraciones, estos productos no tienen azúcar: ¡ERROR!, pueden tenerla en bajas cantidades, pero la tienen; los declaran de esta forma porque sus  grasas son disminuidas, pero no quiere decir que no contengan azúcar.

Entender qué es lo que comemos es el verdadero desafío.

 

¿Y el dulce que no es azúcar?

Encontrarán una amplia variedad de productos, en su mayoría edulcorantes que sustituyen el azúcar. Siempre será muy importante para los diabéticos leer las etiquetas e ingredientes y no guiarse por lo “dietético”. En realidad, todos lo deberíamos hacer.

Hablando de los edulcorantes “supuestamente bajos en calorías” o polialcoholes para diabéticos, los más frecuentes son xilitol, manitol y sorbitol.

Lo bueno es que no requieren insulina para metabolizarse y por ello, no elevan la glucosa en sangre, sino que producen una respuesta mucho más lenta.

Lo malo y lo que nadie dice, es que la cantidad a consumir está limitada a menos de 50 gramos diarios.

Estos polialcoholes tienen dificultad para ser absorbidos y por ello, si se consumen en exceso pueden causar malestar gastrointestinal, diarrea y flatulencias. 

El manitol es el único de ellos que sí puede elevar el pico de glucosa si hay resistencia a la insulina, por eso es el más económico y utilizado en la industria. Adicional, estos edulcorantes sí aportan calorías: son carbohidratos comunes y corrientes, aportan 4 Kcal x gramo, entonces, ¿por qué nos han metido la idea que no aportan calorías? Es mentira, lo cierto es que al tener un poder edulcorante muy alto en comparación con el azúcar tradicional, se requiere de muy bajas cantidades, por eso aportan menos calorías que el azúcar. Si alguna vez han tenido la posibilidad de probar alguno, apuesto a que recordarán el fuerte sabor residual.

En conclusión, si optan por este tipo de edulcorantes, es importante medir su consumo y no excederlo. Una buena opción siempre será el uso de endulzantes naturales.

 

Un mensaje desde el futuro de la alimentación

El mundo avanza cada vez más rápido; la alimentación es un tema de conversación cada vez más interesante y la gente se esmera por hacer de una comida algo más que solo el hecho de comer; hay trascendencia, hay consciencia, y hay una experiencia detrás. No dudes en pedir consejos y recomendaciones a tus médicos, tu dietista y otros profesionales. 

La diabetes plantea desafíos, pero las personas que la padecen hacen deporte, viajan, se quedan con sus parejas, van a la universidad, o trabajan, como cualquiera de sus amigos. No tienes por qué dejar de vivir y disfrutar.

Como Ingeniera de Alimentos, y apasionada por la nutrición, te puedo asegurar que son cada vez más y más las opciones de comida y alimentación que van surgiendo. En el futuro de la alimentación tendremos tantas opciones y habremos ganado tanta consciencia que la diabetes será algo del pasado.

 


Daniela ValderramaDaniela Valderrama

Me apasiona la nutrición deportiva, entender cómo funciona el cuerpo y cómo generar bienestar a partir de un alimento junto con la actividad física: es el equilibrio que todos necesitamos, sea la profesión que tengamos. Ser ingeniera de alimentos me ha dado la responsabilidad y la oportunidad de innovar en un producto que se traduzca en felicidad, salud y cultura.

LinkedInInstagram

0 Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.