Inhala salud, exhala bienestar: Guía práctica

Siglo 21: salud, bienestar, trabajo, obligaciones, miedos, movimientos, redes sociales, viajes, familia, hijos, matrimonio, alimentación, meditación, ejercicio y… ¡respira! Sí, así estamos, inmersos en un mundo lleno de afanes, lleno de roles, de tareas y de hacer, hacer y más hacer. “Porque si no hago nada, no soy nadie” ; “si no hago, no demuestro mi potencial” ; “porque qué más voy a hacer” ; “porque si paro soy débil”.

 

 

Inhala, 1 2 3Exhala

 

¿Qué tal se sintió? Este es el poder que hay en una simple pausa, una breve quietud de la mente, del cuerpo y de las emociones. En esa quietud hay espacio, y ese espacio es el que hoy vamos a entender y construir en nuestro día a día.

¿Preparados? ¡Vámonos!

 

Hoy el 95% del mundo está inmerso en tres palabras: estrés, ansiedad e insomnio. Es por esto que el tema de bienestar y salud es cada vez más recurrente, porque lo estamos necesitando a gritos y muy pocas veces le damos el espacio en nuestra agenda. Pero déjame decirte algo: estos 3 gigantes que mencioné al principio, en realidad nos vuelven menos sanos, inteligentes y ágiles emocionalmente. Tú me dirás: pues es obvio. Y yo te respondo: ¿qué tanto está reflejado esto en tu día a día?

 

Hace unos días escuché una frase que cae como anillo al dedo para este momento:

“Los hechos son la verdad y la claridad es pureza”: B.K.S Iyengar

 

 

Antes de empezar

 

Antes de asumir que estamos claros, te voy a regalar 5 preguntas que te ayudarán a hacer más tangible esta parte.

Responde de 1 a 10, siendo 1 mal y 10 muy bien. Con honestidad.

 

  1. ¿Cómo manejas tu nivel de estrés actualmente?
  2. ¿Cómo está la calidad de tu sueño?
  3. ¿Qué tal está tu sistema inmune?
  4. ¿Cómo es tu concentración en el trabajo?
  5. ¿Cómo están en general tus niveles de energía?

 

Haz la sumatoria de los resultados y date cuenta qué tan cerca o lejos estás del 1 o del 50. Tómate el tiempo y espacio para tu propia interpretación y reflexión o simplemente inhala y exhala, date el tiempo de aterrizar.

 

Ahora sí, vamos a los hechos. Hablar de salud y bienestar en estos días puede ser un tema controversial, porque las perspectivas son tantas, que realmente querer convencernos a ciegas o tomar una verdad absoluta como único camino es imposible e incluso diría que es como cortarle las alas a la abundancia de este conocimiento.

 

Te invito a tomarte este camino hacia los famosos bienestar y salud con calma, paciencia y con muchos intentos, hasta que encuentres tu propio camino. ¿Por qué? Porque todos tenemos el punto de balance diferente. Así que hoy decido compartir contigo, a nivel general, un orden con muchas variaciones para que tú mismo o tú misma decidas y comiences a convertir en hechos esa claridad que ya estás teniendo.

 

Te puede interesar: Una alianza para un mejor estilo de vida

 

Para ser práctica y poder llegar a un buen viaje a través de estas letras, toma estas palabras (bienestar y salud), e imagínalas como un círculo apoyado en tres bases: cuerpo, mente y emociones. Ese gran círculo se expande en cinco: orden, claridad, enfoque, armonía, paz. Mira un punto fijo y visualízalo.

 

 

Con esta estructura clara, paso entonces a explicar el monumento que tienes al frente, o sea tú mismo o tú misma. Tu cuerpo, tu mente y tus emociones trabajan como los mosqueteros. Uno para todos y todos para uno, si alguno de ellos está desequilibrado recurrirá a los otros o drenará las energías de los otros para poder estar bien. Su lema es: “buscar el equilibrio a toda costa”. Es por esto que cuando no nos sentimos bien, comemos demás o no comemos, pensamos diferente y sentimos diferente. Para estos tres primeros, tengo varias herramientas que te pueden ayudar para equilibrarlos y poder tener unas bases firmes para tu bienestar y salud. Si estos no están firmes, tal vez la visión de estar saludable se perciba más compleja o difícil, así que vamos a comenzar por el principio.

 

Tips

Para tu cuerpo

  • La escucha: date el permiso de saber qué es lo que realmente te pide tu cuerpo.
  • Una alimentación balanceada y nutritiva (ej: con los süper productos que encontrarás en superfüds)
  • Buena rutina de sueño
  • Ejercicio
  • Ejercicios de respiración
  • Espirar
  • Estar en constante movimiento
  • Comer conscientemente (sin distracciones, sintiendo cómo masticas cada uno de los alimentos)

 

Para tu mente

  • Obsérvala con los ojos cerrados
  • La rutina
  • El orden en tus acciones
  • Las afirmaciones
  • Preguntas (tipo: ¿qué debo aprender de esto? ; ¿cómo podría ver esta situación desde el amor?)
  • Escribir en un diario
  • Meditar
  • Ejercicios de respiración
  • Comer alimentos sanos para tu cerebro (salmón, almendras, arándanos, espirulina, kale, espinaca, etc.)

 

Para tus emociones

  • Respiraciones profundas
  • Buenas relaciones, las que te generen paz, felicidad y tranquilidad
  • Escribir cómo te ves y te sientes cuando tienes emociones fuertes
  • Un té caliente o algo que te acerque a ti
  • Escuchar los latidos de tu corazón
  • Repetirte frases que te alienten (yo soy capaz, yo me lo merezco, yo me abro a las posibilidades)
  • Meditación de compasión y amor
  • Entenderte, escucharte y hablarte mentalmente (sé que suena loco pero es una de las mejores herramientas)
  • Consumir plátano, batata, avena (son alimentos de la felicidad porque contienen triptófano que es un componente que nos ayuda a producir la serotonina, la hormona que nos ayuda a sentirnos felices)

 

¿Y ahora, qué?

Todas estas bases, están unidas a esas cinco cualidades que nos ayudan a sostener esa salud y ese bienestar; así que vamos a ver cómo me sigues. Para poder tener las bases firmes, necesitamos un orden en la vida (las rutinas); escribe en una hoja por lo menos una acción de cada una de las bases o agenda en tu calendario. Siguiendo este camino, llegamos a la claridad de qué es lo que tengo que hacer, la misma que nos lleva al enfoque. Respetando estos tiempos, podrás ver cómo tu concentración aumenta en cada una de las acciones.

Está bien si cambias de pronto algunas, es importante que te des el tiempo de experimentación para encontrar la que resuene más contigo. Luego de tener ese enfoque, podremos sentir esa armonía y si seguimos sosteniendo cada una de las cualidades (orden, claridad, enfoque, armonía), llegaremos entonces a ese tan anhelado estado de paz, a esa consciencia de vivir el presente, de habitar mi cuerpo, mi mente y mis emociones.

 

Si pusiste atención, te darás cuenta que el orden y claridad responden a la base de cuerpo, el enfoque a la mente, la armonía a las emociones y por último cuando todo se une llegamos a la paz, a la salud perfecta y al bien estar, porque como te dije, estos tres no son el fin sino la unión, el centro y el equilibrio.

 

Inhala y exhala profundo… y con mi té caliente en la mano, así como en una conversación de amigos, te digo ¡hasta la próxima!  Espero que te haya servido de inspiración y ¡a la acción!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como dijo un maestro una vez: “No me creas nada de lo que digo, EXPERIMÉNTALO”

 

Vibra alto, con amor, Meditona.


Apasionada por entender nuestro cerebro, nuestras emociones y nuestra energía. Soy Luisa Ochoa, Coach energética y Profesional en Mercadeo y estoy aquí para que aprendamos juntos, sanemos y  transcendamos nuestro ser por medio de una herramienta poderosísima: la MEDITACIÓN. ¿Comenzamos?

Instagram: Meditona

YouTube: Meditona

0 Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.